Los alimentos

Los alimentos son sustancias que, al ser ingeridas o introducidas en nuestro organismo, son utilizadas y transformadas en nutrientes para el crecimiento de nuestro cuerpo, para que nuestros órganos vitales funcionen adecuadamente y para obtener la engría necesaria para las distintas actividades. Sólo los organismos autótrofos, como las plantas verdes, son capaces de sintetizar materia orgánica (hojas, tallos, raíces, frutos) a partir de compuestos minerales, o sea inorgánicos, tales como el dióxido de carbono del aire, agua y minerales del suelo. El hombre y los animales, son organismos heterótrofos, es decir que sólo pueden vivir a base de alimentos orgánicos ya formados.

Los alimentos se pueden clasificar de varias maneras.

Clasificación de los alimentos por su origen

Se clasifican en tres grupos:

Los de origen vegetal: verduras, frutas, cereales.
Los de origen animal: carnes, leche, huevos.
Los de origen mineral: aguas y sales minerales.
Cada uno de estos alimentos proporcionan a nuestro organismo sustancias que le son indispensables para su funcionamiento y desarrollo.

Estas sustancias son:
Los hidratos de carbono (pan, harinas, azúcares, pastas), de alto valor energético.
Las proteínas (carnes, huevos, lácteos, legumbres) necesarios para el crecimiento y formación de los tejidos.
Los lípidos (grasas y aceites) productores de energía.
Aguas y sales minerales en proporciones variables para el equilibrio de las funciones del organismo.
Las vitaminas, sustancias químicas complejas, en cantidades mínimas, pero indispensables para el buen estado del organismo.

Clasificación de los alimentos por su descripción


Alimentos lácteos (leche, caseína, crema, manteca, queso)
Alimentos cárneos y afines (carne, huevos)
Alimentos farináceos (cereales, harinas)
Alimentos vegetales (hortalizas, y frutas)
Alimentos azucarados (azúcares, miel)
Alimentos grasos (aceites alimenticios, grasas alimenticias, margarina)
Bebidas (bebidas alcohólicas, o sin alcohol, jarabes, jugos vegetales, bebidas fermentadas, vinos y productos afines, licores)
Productos estimulantes y fruitivos (cacao y chocolate, café y sucedáneos, té, hierba mate)
Correctivos y coadyuvantes (especias o condimentos vegetales, hongos comestibles, levaduras, fermentos y derivados, sal y sales compuestas, salsas, aderezos o aliños, vinagres)
Para que una alimentación se considere equilibrada y completa, debe estar compuesta como mínimo un alimento de cada grupo antes mencionado, y así cubrir todas las necesidades del individuo.

Tags:

Etiquetas : , ,

¿Te gustó? Ahora COMPARTELO en tus Redes Sociales

Artículos relacionados